viernes, 25 de septiembre de 2015

Con mucho afecto

Hoy toca pensar en los más desfavorecidos, aquellos que terminaron la carrera en 2009 y ya no había donde meterse por el estallido de la burbuja.

aparejador con master


Es una pena que, por culpa de los mentecatos de especuladores, la incompetencia de los políticos, y la ávida sed de sangre humana de los bancos, tengan que pagar el pato los más jóvenes, aquellos quien, en teoría, tienen que ser el futuro.

Lo peor es que quienes montaron todo este estropicio, son los que menos han perdido. Ahora, este es el percal, jóvenes con titulación académica y un post grado trabajando en el McDonalds y ensuciándose de aceite de refritos, en lugar de ensuciarse con el barro y el cemento de la obra.

Para todos ellos nuestro apoyo y nuestro más sincero deseo de que las cosas cambien relativamente pronto.