sábado, 19 de septiembre de 2015

El escepticismo sobre el Certificado Energético

Y es que es verdad. Casi ningún propietario, por no decir directamente ninguno, se cree la utilidad o el posible ahorro que puede suponer el hecho de fijarnos en el certificado energético al comprar una vivienda

certificado energetico


Y también es normal, porque como en otros aspectos de nuestra profesión, no se le ha dado la adecuada publicidad o no se ha sabido vender. Y una vez más estamos con la maldita "marca" de la profesión.

Además, cuando el propietario del inmueble advierte la necesidad, es normalmente cuando le solicitan el certificado en la notaría, al formalizar la compraventa. Con lo cual, si lo pide cuando ha vendido ya el piso, ¿para qué sirve? Efectivamente, para lo mismo que sirve el papel de celulosa de doble capa suministrado en rollo.