sábado, 12 de septiembre de 2015

Seguimos con la excusas

Y es que ya lo decíamos en la anterior entrada de esta serie, hay que tener mucha imaginación para ir lidiando con todos los jefes de obra que andan por ahí intentando que las cosas salgan bien, o al menos lo mejor posible... Pero en fin, qué le vamos a hacer, al menos nos procuran bonitas anécdotas para contar a los amigos

subcontatas obras jefe de obra excusa


Y aquí seguimos con más clásicos. También es normal que tiren de clásicos, es todavía la excusa nº 358, a partir de la nº 921 empiezan las excusas surrealistas.

En mi divertido paso por el mundo de la jefatura de obra, he coincidido con operarios que han tenido hasta 6 revisiones médicas el mismo año. Ésta excusa, además, no es demasiado hábil, puesto que es muy probable que algún día tengan realmente la revisión, con lo que, al igual que le sucedió a Pedro, es probable que acabe siendo devorado por el lobo.