jueves, 10 de septiembre de 2015

Nueva señalética de obra

En más de una ocasión nos hubiera venido bien esta advertencia. Sí, esta muy bien eso de los cartelitos de ponerse el casco, que si se prohibe la entrada de personal ajeno a la obra, que si peligro por tráfico de maquinaria...pero ¿qué hay sobre la advertencia de personal tóxico en las obras?

arquitecto capullo


En esta ocasión le ha tocado a los arquitectos (cómo nos gusta...jeje) pero podría decirse cualquier otro interviniente de la obra.
Quién no ha topado alguna vez con esa dirección facultativa áspera, rígida, distante, prepotente, implacable, inflexible...en fín, ¿quién no ha topado alguna vez con un gilipollas? Pues eso, que si tenemos la señal advirtiendo que nos puede llegar un Calatrava frustrado, mejor que mejor, para armarnos de paciencia y poder complacer, en la medida de lo posible, los caprichos del artista.