viernes, 18 de septiembre de 2015

¡Apartaos, hoy toca puesta en marcha!

No lo podemos negar, nos embarga cierta felicidad los días de puesta en marcha de alguna instalación, porque es uno de los indicios de que la obra está llegando a su fin.

aparejador instalaciones de obras


Pero es una felicidad a medias. Porque también nos embarga otro sentimiento de temor, por algo sobre lo que no tenemos el control o, peor aún, sobre algo que tiene el control un ingeniero industrial...

Pero bueno, no nos metamos más con los pobres ingenieros, que bastante tienen con tener que soportar el peso de esa palabra tan importante y tan exclusiva en su título (pero de buen rollo ¡¿eh?!)