sábado, 31 de octubre de 2015

Si eres aparejador no necesitarás disfraz

Pues este es infalible, y barato. Eso sí, por lo menos cúrrate un casco y una camisa de cuadros, para que sea más fiel a la realidad. También puede asomar por el bolsillo de la camisa un pequeño escalímetro.

curso aparejador halloween


Después ya se puede añadir todo el dramatismo accesorio propio de todo disfraz de Halloween, como podría ser la cara con unos cuantos arañazos, o el forro de los bolsillos por fuera, en clara alusión a nuestro poder adquisitivo.

Para un nivel extra de terror podéis, además, decir que sois autónomos y que trabajáis como profesionales liberales. Esto podrá desencadenar el caos definitivo.