domingo, 25 de octubre de 2015

Cuando no te sirve por lo que pagas, siempre es caro

Como hoy es domingo, y parece que empiezan a bajar las temperaturas, es hora se enrollarse en una manta en el sofa y llorar desconsoladamente como aparejadores/as incomprendidos/as que somos. Y como siempre, para quejarse de que no nos valoran.

aparejador curso frustrado arquitectura


¿Cuántos habéis soñado con poder desahogaros en frente de un mal cliente, proyectando nuestra ira con la mirada, mientras blandimos con la mano el arma que nos liberará de nuestra frustración, con solo apretar un gatillo? Espero que nadie, porque sino estáis enfermos, ¡malditos sádicos!