domingo, 29 de noviembre de 2015

Los clientes en las obras

Mira lo bonitos que son algunos pisos cuando los compras, y menudas historias contarían los ladrillos si pudieran hablar. Y es que la ejecución del capítulo de revestimientos hace que las chapuzas del capítulo de albañilería sean menos chapuzas.



Pero también es cierto que dejar que entren a los clientes  a la obra puede tener una ventaja, y es que así conocerán el origen de ese extraño olor en los armarios empotrados. Sí, así es, así podrán ver los boñigos i cagajones con que obsequian los más "ilustres" operarios en el interior del relleno del suelo de un armario.

Y es que no es de extrañar que el concepto "vicios ocultos" sea tan necesario en el mundo de la edificación. Aunque es posible que alguien pensara que cuando se esconde en la galería, para fumar sin que se entere su mujer, también sea un "vicio oculto".