domingo, 17 de enero de 2016

¡Todos al bar!

Cuántas alegrías y cuantos momentos inolvidables nos procura el trabajo como jefe de obra. Siempre nos gusta recordarlo porque sabemos que ahí es dónde empezamos, o quizá donde todo aparejador debería empezar.

chistes sobre obras

Hoy toca el almuerzo de gratis gracias a la venta de la chatarra de la obra. Todo un submundo alrededor de este concepto, y toda una economía sumergida con clanes de gitanos vigilantes incluidos. Estos días de júbilo compensan el otro 85% de los días que pasamos en obra y que resultan insufribles.

Pero para presumir hay que sufrir, y nosotros ya podemos presumir de que no nos volverán a ver el pelo en una obra como cabeza de tur... ay! como jefe de obra, quería decir.