martes, 16 de febrero de 2016

La utopía del aparejador freelance

No os habéis despertado nunca pensando: ¿El cliente que me aprobó el presupuesto ya me ha pagado? ¿Antes de iniciar el trabajo? Y después resulta que no, que lo habías soñado. Es normal, es que siempre anhelamos aquello que no podemos tener.



Es una bella utopía. Pero ese es el problema, que es tan bella, como utopía. Al final siempre te viene el listo de turno que te dice: "Hombre no te quejes, por lo menos has cobrado al contado, y no en un pagaré de 120 días" Pues faltaría menos, si para cobrar doscientos euros de mierda tengo que pasar por todo eso, mejor me quedo en casa.