sábado, 6 de febrero de 2016

Pinocho, el peor jefe de obra

Esa es la triste realidad en algunas obras. Sí, quizá hacer esta aseveración es más propia del Profesor Bovedilla, pero alguien tiene que hacerlo: en ocasiones, veo a jefes de obra mintiendo a la Dirección Facultativa.

escuela de arquitectos tecnicos


Frente a esta situación, solo se puede operar de dos formas: Una, inculcar un espíritu de equipo a los jefes de obra y capataces, dotándolos de valores como la sinceridad y el espíritu conciliador, y Dos, que nos enseñen ya en la Universidad a mentir como es debido. Técnicas para disimular, evitar mirar hacía arriba cuando inventamos, evitar mirar a otro lado cuando la mentira es gordísima, etc.

Asi que vamos ya a ponernos la pilas. O lo hacemos bien, o no lo hacemos.