domingo, 14 de febrero de 2016

Cuestión de diseño

Pues nada, que el propietario quería seguridad, pero tenía un presupuesto limitado. Así que lo importante es que esté la puerta. Eso sí después de atravesarla ciérrala, que corre un ventorrillo...



Y claro, si se hubiese puesto una puertecita con malla de simple torsión, pues seguro que podrías haber terminado de vallar la zona. Pero no, el cliente quería su ostentosa puerta de forja, para dar mayor presencia al acceso de su lujosa vivienda. Pues ahora vas y lo vallas.