viernes, 8 de abril de 2016

¿Arquitecto y calculista?

Es una bonita combinación, pero no es algo que abunde en el entorno. Sabemos que hay arquitectos muy buenos en este campo, pero nuestro sentir general, con el trato con muchos arquitectos, nos da que pensar en esta competencia. Quizá en la universidad les motiven más en otros aspectos...



Aunque también es cierto, que si al chico le gustaba calcular estructuras, sería porque ya sabía, y si ya sabía como es que después no se aclara con ellas. O quizá las sencillas sí le gustaban y, a la hora de la verdad, se ha hecho caca en los pantacas. No pasa nada, para eso están los ingenieros.