lunes, 11 de abril de 2016

Cuando hay prisa por terminar la obra...se nota

Esta situación se reproduce en los dos extremos, el frío y el calor. Quien no ha sido preguntado, como jefe de obra, si la temperatura no es demasiado elevada para estar trabajando en la obra? Pues aunque los materiales como el hormigón, se pueden resentir por las bajas temperaturas, cuando el tiempo apremia, parece que todo vale.

hormigonar

Y aquí está el pobre estructurista, con el moco en modo "témpano", y sin salir de su estado de estupefacción frente a la orden del director de ejecución, probablemente apremiado por un promotor impaciente, o en casos de construcción pública, por el político de turno que tiene fecha tope para inagurar antes de elecciones. En cualquier caso, error.