viernes, 24 de junio de 2016

El encargado mandón

Es una de las cualidades de un encargado, la de ser mandón. Pero de mandón, a ser marimandón hay un trecho. Usualmente se detecta a un encargado marimandón cuando manda más que el jefe, o cuando decide por él sin consultar, o cuando pasa del jefe de obra porque, dice, no tiene ni puta idea. 


Pero eso sí, cuando llegan los problemas y se buscan responsables, tiene la cualidad de desaparecer, cual Houdini y no regresar hasta que pase la tormenta. Es una cruz que te toque uno de estos, pero puede ocurir perfectamente. Quizá habría que actualizar la señalética del acceso de obras e incluir la de precaución, encargado mandón y gritón en la obra.