sábado, 2 de julio de 2016

¡Que el jefe de obra no es supermán!

A más de uno le extrañará esta aseveración, en tanto en cuanto el jefe de obra es toda una fígura dentro del campo de los superhéroes. Pero sí, es cierto que no se pueder abarcar todo, y que a una simple propuesta del promotor para hacer cambios, debamos tener todos los parámetros controlados para saber en qué y cómo afectaría dicho cambio, ya sea a la estructura, o a la normativa contra incendios, o habitabilidad...



Pero es lo que nos toca, aunque también es cierto que la frase salvadora es: "me lo tendría que mirar", que en ocasiones, y según el diccionario de sinónimos del buen jefe de obra, significa; "tengo que pensar que excusa pongo para no hacer este cambio que me va a tocar los cojones y trastocar toda la programación"