martes, 30 de agosto de 2016

Nuevo "¿Sabías qué...?" dedicado a los técnicos prepotentes

En la obra nos hemos encontrado con todo tipo de compañeros.

Los hay cercanos y afables, que trabajan codo con codo con el resto de implicados para que entre todos la obra siga su curso; y los hay prepotentes que se creen que por ocupar altos cargos son el ombligo del mundo... Esta entrada es para los segundos.
construccion, aparejador, edificación, humor, dirección facultativa

Esta claro, ¿no?
La obra es un submundo donde todo el mundo tiene intereses propios y es habitual que las primeras reuniones de obra sean tirantes. De hecho nunca he asistido a una primera visita de obra en la que cada agente no quiera marcar su territorio.
Pero una vez superadas esas primeras barreras y cuando se va tomando confianza, se puede conseguir que todos trabajen a una, para conseguir los distintos objetivos, en mayor o menor medida.

Eso si, como te toque una D.F. con aires de grandeza, poco puesta al diálogo y con la prepotencia por bandera, te vas a divertir mucho durante el desarrollo del proyecto y al final resultará difícil que la obra sea un ganar-ganar (ni siquiera para la D.F.)