jueves, 15 de septiembre de 2016

La tensión se masca en la primera reunión de obra

¡Ay, que situación más agradable! El inicio de cualquier construcción siempre arranca con una tensa primera reunión de obra, en la que todos tienen sus machetes afilados. (En especial encarados hacia el Jefe de Obra)
aparejador, arquitecto técnico, construcción, edificación, visita obra

Y es que siempre me ha cautivado esa necesidad de marcar el territorio que tienen los agentes de la construcción cuando no se conocen entre ellos (cual perrito meando en una esquina).

Afortunadamente, si las cosas se desarrollan como debe ser, esa tensión inicial se suaviza a los pocos meses y acaban todos siendo amiguitos. Las comilonas en fraternidad dan buena fe de ello.

En cambio, si las cosas se desarrollan de la peor forma, mejor no digo como acaba la cosa...