jueves, 25 de mayo de 2017

lunes, 22 de mayo de 2017

Cuando sí...pero no...

Esta entrada es válida para Jefes de obra que lidian con la D.F., pero lo puede sufrir cualquier industrial que asome su cráneo por la obra.

Toca hacer unos trabajos que no estaban contemplados en el proyecto (y por ende, tampoco en tu presupuesto) y como no quieres ser tú el que retrase la obra, por aquello de que una obra parada son perdidas, empiezas a ejecutar esas partidas de muy buena gana, ya que el que tiene que aprobar esos precios "va muy liado". Pero cuando llega el momento de valorar los trabajos ejecutados ¡oh, sorpresa!

humor, aparejador, arquitectura, construccion, presupuesto

lunes, 8 de mayo de 2017

lunes, 1 de mayo de 2017