lunes, 11 de diciembre de 2017

Historias de terror

No hay nada que me cause más pavor, cuando yo soy el sufrido Jefe de Obra, claro. Y es que siento escalofríos cada vez que oigo esta maldita frase en una visita.


humor, aparejador, arquitecto, terror

Así es...se va a liar.

Da igual que la reunión dentro de la caseta de obra haya transcurrido sin incidentes y con un cierto grado de cordialidad. Durante el paseito de rigor por la obra, tienes todas las papeletas para que la cosa acabe en desastre.

Ya sea ese encuentro de la lámina impermeabilizante que no está bien rematado, aquel operario sin casco, esa espera sin setas de protección (¿eso existe? ¡SI! Ver aquí) o ese aislamiento de poliestireno extruido que "sin querer" se ha colocado de 3 cm de espesor cuando el proyecto marcaba de 6 cm.

Sea como sea, se va a liar. Así que, querido Jefe de obra, ve preparándote para las collejas...